lunes, 24 de diciembre de 2007

Feliz Navidad !!!

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Conoce tu carne - Meet your meat

Este es un video extraído de PETA sobre el uso y explotación de los animales destinados para consumo humano ... las imagenes pueden herir la suceptibilidad de quienes no gustan ver la realidad y cierran los ojos a lo que sucede día a día ...





Experimentación Animal: Productos testeados en animales

Hablar de la experimentación en animales es un tema que levanta diversas opiniones a favor y en contra, pero hasta que punto se considera ético y justificable dicha experimentación ??? pues la respuesta es obvia, no es ético ni tiene justificación alguna.


A continuación información recopilada de diversos medios sobre lo que es la experimentación en animales (vivisección):


La experimentación en que se utilizan animales no humanos (vivisección) es una de las fases más ocultas, discutidas y discutibles de la ciencia y de la industria. Porque no sólo las ciencias médicas, físicas y biológicas se sirven de animales no humanos en sus laboratorios, sino también la industria militar, la industria de las armas, la industria cosmética, la industria del tabaco y la industria química en general.

Es desde el siglo XVI que los animales son usados como "conejillos de Indias" (nunca mejor aplicado el término) para conocer los misterios del cuerpo, de la circulación sanguínea, de la conformación fisiológica, pero también de los efectos de medicinas, venenos, sustancias y la inocuidad de los procedimientos científicos e industriales. Primates, ratas, ratones, conejos, cobayas, perros, gatos, cerdos y otros animales son masacrados en nombre de la ciencia y la técnica, a razón de que tres animales mueren a cada segundo en los laboratorios del mundo.


En los laboratorios, los animales son usados principalmente para los test de toxicidad (el test Draize, el DL50, el Test de Toxicidad Dermal y de Toxicidad Oral; los estudios de Inmersión, de Inyección e Inhalación). En éstos, los animales son sometidos a dosis letales de todo tipo de ingredientes, a pruebas alergénicas y de irritación - ulceración cutánea, a pruebas de inhalación e inyección de tóxicos, de armas biológicas y químicas, de resistencia a la falta de atmósfera o gravedad, de medicamentos y fármacos, e incluso, de alimentos para animales de compañía.


Muchos grupos de defensa de los animales, a través de la investigación encubierta, han conseguido llevar fuera del laboratorio los horrores que se ocultan tras sus paredes. Por ello, la experimentación con animales encuentra cada vez un mayor rechazo -en la sociedad y también dentro de la misma ciencia- por diversos motivos: éticos, económicos e incluso biológico-sanitarios, por su crueldad con seres sintientes, el peligro que supone la extrapolación de resultados de una especie a otra (como en el caso del SIDA), y su discutible "necesidad" cuando se comienzan a desarrollar métodos alternativos al uso de animales en los laboratorios de ciencia, asi como también en las salas de clases de los futuros científicos.


Se realizan experimentos con animales básicamente en tres campos: la docencia, la industria y la investigación.


Las prácticas docentes con animales tienen como objetivo el aprender ciertos procesos fisiológicos, características anatómicas o adquirir habilidades clínicas y quirúrgicas (entendiendo esto último no como parte de un proceso tutelado si no como un puro entrenamiento mecánico sin tratarse de un caso clínico). El hecho de utilizar animales (en general ratas y ratones, vertebrados con un sistema nervioso que les permite sentir dolor como mecanismo fisiológico de defensa) para experimentos reiterativos e innecesarios, ya que se pretende demostrar un concepto de sobras conocido, supone un sufrimiento gratuito (para animales y alumnos).


Muchas organizaciones como Physicians Comittee for a Responsible Medicine, EuroNICHE, the American Anti-vivisection Society, the National Anti-vivisection Society, the New England Anti-vivisection Society y muchas otras, desarrollan y ofrecen métodos pedagógicos que no suponen sufrimiento para los animales (tengamos en cuenta que, por ejemplo, las facultades de Medicina de Stanford, Harvard, NY, Ohio, etc.no utilizan animales para prácticas docentes y en Israel se ha prohibido recientemente realizar experimentos con animales en el ámbito educativo). ADDA presentó un Proyecto de Ley de Objeción de Conciencia a las prácticas con animales con el fin de promover la implementación de los métodos docentes que no requieren animales y proteger al mismo tiempo a la persona que rechaza estas prácticas y aboga por aprender de una manera más ética.


Respecto a la industria cosmética merece la pena destacar los avances que se han producido, a pesar de que aún existen laboratorios que testan sus productos en animales. El Real Decreto 93/35 aprobado por el Consejo de Ministros del Gobierno español estipula que estará prohibido vender productos cosméticos que hayan sido testados en animales. Este Real Decreto está basado en una Directiva de la UE que entró en vigor el año pasado en el Reino Unido, sentando un importante precedente. Actualmente, hay un número ingente de laboratorios cosméticos que no realizan experimentos con animales .


La ECEAE (European Coalition to End Animal Experiments) ha trabajado en un proyecto para unificar los criterios del etiquetado de "no testado en animales" y evitar la confusión al consumidor. Los laboratorios que se adhieren al proyecto se comprometen a que sus productos finales ni materias primas no hayan sido testados a partir de una determinada fecha. Estos laboratorios se reconocerán por un logo exclusivo.


En la investigación es quizá el campo donde la tradición de experimentar con animales está más arraigada. Con el pretexto de comprobar una hipótesis, por inútil, absurda o excéntrica que fuera, se justificaba cualquier atrocidad (contemporáneos de investigadores como Claude Bérnard reconocen la extrema crueldad con que eran tratados los perros y se manifiestan totalmente contrarios).


Actualmente, gracias a la presión de colectivos de defensa de los animales, de científicos, políticos, estudiantes, opinión pública, etc. se están realizando tímidos avances. Conviene destacar el hecho de que existen en todo el mundo centros de investigación y desarrollo de métodos alternativos al uso de animales como el GTEMA (Grupo de Trabajo Especializado en Metodologías Alternativas, dirigido por el Dr. Repetto) el ubicado en la Universidad Johns Hopkins (The Johns Hopkins Center for the Validation of Alternative Methods), el ECVAM (European Center for the Validation of Alternative Methods), FRAME, etc.


Uno de estos avances ya se está dando en Europa a través de la Coalición Europea para la Abolición de los Experimentos con Animales quienes desarrollan un programa llamado Estándar de Cosméticos Humanitarios, donde se busca garantizar al público consumidor que los productos que ellos adquieren no fueron testeados en animales y la forma de identificarlos es a través del logo de un conejo blanco saltando.


A continuación el link donde se encontrará la relación de empresas que NO Testean sus productos en animales, esta lista es según las investigaciones de AnimaNaturalis: ENLACE


Videos relacionados al tema en contra de la esperimentación animal







http://farm1.static.flickr.com/146/401969814_d834486c75.jpg

[1.jpg]


FUENTES:

domingo, 11 de noviembre de 2007

Los Perros no son comida !!!




Los perros: amigos para unos, comida para otros

En general, los perros tienen el cuerpo cubierto de pelo, utilizan el olfato como su principal órgano sensorial, les gusta vivir en grupos en los cuales establecen jerarquías bien determinadas, en promedio llegan a vivir 15 años.

Los perros son considerados por muchas de las personas que viven con ellos miembros de su familia, animales sensibles, nobles e inteligentes a quienes pocos causarían algún daño. Sin embargo y al igual que hacemos nosotros con las vacas, las gallinas o los atunes, miles de perros son asesinados cada año en países como China o Korea para servir de alimento.



Tras un periodo de gestación de la madre de unos dos meses, generalmente nacen varías crias que no pueden ver ni oir y se pasarán casi todo el tiempo dormidos al lado de su madre y alimentándose de ella mientras ésta les protege.


Al contrario de lo que ocurre con otros animales no humanos, de los perros si tienden a conocerse los rasgos distintivos de esta especie, siendo precisamente este hecho lo que hace que pocos vean aceptable su explotación y muerte para consumo humano. Los perros son animales muy sociales y sociables, tanto formando y entendiendo las complejas estructuras sociales que se crean en un grupo, como las obligaciones que estas implican, aprendiendo rápidamente a comportarse con otros miembros del grupo ya sean otros perros o humanos. Esta capacidad para interactuar en estructuras sociales es uno de los rasgos más distintivos de los perros y de ahí su abilidad para convivir, querer y hasta empatizar con otros animales, de ahí también su nobleza y devoción hacía quienes conforman su grupo. Los perros adultos enseñan a sus bebes y cachorros a aprender normas sociales entrenándo a sus cachorros mediante correcciones cuando no se comportan de la forma esperada (ladrando alto, dándoles de comer fuera de tiempo y cosas por el estilo) y recompensándoles cuando los comportamientos son los adecuados (jugando con ellos, alimentándolos, limpiándolos, etc.)

Los perros, como todos los mamíferos, tienen un complejo sistema nervioso que los habilita a experimentar sensaciones como el dolor, sufrimiento, miedo, ansiedad etc. pero además algunos de sus sentidos más importantes están más desarrollados que en otros animales (incluyendo a los humanos).

Se pensó durante muchos años que los perros sólo veían en blanco y negro, hoy día en cambio sabemos que pueden ver el rojo y probablemente otros colores. Normalmente la forma, tamaño y dimensiones de los ojos varían según la raza, teniendo incluso algunas razas configuraciones diferentes de la retina que otras. Los perros con el hocico largo por poner un ejemplo, tienen una linea de visión que atraviesa la retina que les permite tener una excelente visión espacial, mientras tanto quienes tienen la nariz pequeña tienen un "area central" de visión más agudo que les dá la capacidad de ver objetos u otros animales con más detalle.

Los perros pueden detectar el sonido a unos 16 a 20 Hz (los humanos lo detectamos a unos 20 o 70Hz) y por encima de unos 45Hz (de 13 a 20Hz para los humanos), los perros además pueden mover sus orejas lo que les hace detectar el punto exacto donde se produce el sonido. Más de 18 músculos pueden moverse, elevarse o rotar en el oído de un perro para saber localizar un sonido. Adicionalmente pueden escuchar sonidos a cuatro veces mayor distancia que los humanos.

Los perros tienen aproximadamente 220 millones de células olfativas, siendo capaces de detectar dos tipos diferentes de olores, el olor de alguién o algo que ha pasado por un lugar recientemente o el olor que permanece durante mucho más tiempo en el suelo, desgraciadamente los perros son explotados hoy día por los humanos debido a esta increible característica y utilizados como perros policía lo que no solo les supone una vida de privaciones si no también grandes agotamamientos físicos, strees y anisedad por realizar labores que van contra su naturaleza (concentrarse en un solo olor para seguir un rastro y no en varios de ellos).


Los perros también se rien

Un estudio publicado recientemente por la revista Science señaló que los animales también se ríen. El psicólogo Jaak Panksepp precisó, como prueba de sus afirmaciones, que los circuitos neurológicos de la risa existen en las regiones más antiguas del cerebro.

Además, había formas de risa y juegos en otros animales miles de años antes que el ser humano apareciera con sus carcajadas y, después, con su expresión oral.

Según estudioso del Centro de Neurociencias de la Mente y el Comportamiento del Departamento de Psicología de la Universidad de Northwestern, los últimos estudios realizados en ratas, perros y chimpancés proporcionan pruebas concluyentes respecto de que la risa y la alegría no es exclusiva de los seres humanos.


Un paseo por la mañana entre los puestos del mercado deTaegu en China (o de Moran a las afueras de Seúl) puede resultarnos escalofriante. Encontraremos a perros y otros animales hacinados en jaulas donde puedes estar varios días a temperaturas casi de congelación sin agua ni comida ni cobijo, al lado de los cadáveres de quienes hasta hacía poco tiempo eran sus compañeros de cautiverio. En el mercado no hay escrúpulos, los matan delante de las miradas de los demás. Los perros no pueden hacer otra cosa que aullar, ladrar y desesperarse. Se puede ver el miedo en sus ojos. Saben que serán los próximos.






Los dueños de los puestos se encargan ellos mismos de matar al perro que elijas. Por unos cuantos yenes puedes llevarte un trozo de carne de perro listo para cocinar. Antes de matarles, y a modo de aderezzo para la carne, les torturan durante varios minutos para que, presas del pánico y del dolor, segreguen adrenalina y otras hormonas que harán que después su carne sepa más fuerte. En China y Korea del Sur existe la creencia de que esto proporciona vigor a quien la consume, por lo que se tortura a los perros para hacerles sufrir especialmente con el fin de que su carne adquiera dicho sabor. A algunos les queman vivos con un soplete tras colgarles de un alambre. Otros son electrocutados, estrangulados, apaleados hasta su muerte o cualquier combinación de estas prácticas. En algunos mataderos les golpean en la cabeza con una barra de hierro y les clavan un cuchillo en la garganta para que se desangren. Cerca de tres millones de perros cada año pasan por todo esto.

El treinta por ciento son raptados de las familias con quienes vivían, muchos son perros abandonados capturados por carniceros y vendidos en mercados al aire libre. A pesar de que la Ley de Protección Animal de 1991 considera que los perros son animales domésticos o compañía, la realidad es que las autoridades siguen mirando para otro lado respecto al consumo de carne de perro afirmando que es algo del pasado. Aunque la mayoría de coreanos no consumen carne de perro, las cifras nos dicen que al menos 6.484 tiendas repartidas por todo el país participan en este comercio sangriento donde se venden 25 toneladas de carne al día y 8.428 toneladas al año. Otras 93.600 toneladas de carne de perro es utilizada cada año para producir "tónicos medicinales".

Investigaciones con cámara oculta han mostrado camiones cargados con hasta 2.000 perros llegar al mercado de animales de Hua Nam en Guanzhou. El mercado de carne de perro ha crecido en varias zonas de China donde se han creado diversas granjas (como la de KangXi con capacidad para varios miles de perros al año) donde crían perros grandes y dóciles como los San Bernardo o el Gran Danés que engordan y se reproducen rápidamente. Todos ellos serán matados entre los cuatro y doce meses de edad en mataderos como el de Chanping o en la calle.

Debido a la presión por parte de los defensores de los animales de occidente principalmente, hoy día resulta difícil conseguir imágenes de este tipo de explotación animal y los comerciantes evitan ser fotografiados en sus tareas.

La carne de perro es consumida en China, la India -estados de Mizoram y Nagaland-, en Indonesia, Nigeria, Vietnam, Taiwan (donde a pesar de estar prohibido figura hasta en las guías de viaje), Tonga, en los cantones rurales Appenzell y St. Gallen de Suiza, Korea del Sur donde suele ser considerado un plato con propiedades medicinales y Filipinas donde a pesar de estar prohibido, se matan cada día a una media de 1.370 perros para consumo humano (unos 500.000 al año).

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Nuevamente actos violentos en manifestación Antitaurina del 4/11/07

Manifestación pacífica antitaurina fue reprimida con violencia nuevamente: imágenes de los agredidos.

Lunes 5 de Noviembre de 2007. 3:05pm

Como parte de las actividades que se realizan en contra del mal llamado espectáculo cultural, como es la corrida de toros, manifestantes de todas las edades nos reunimos el día de ayer frente a la Plaza de Acho para protestar de manera pacífica contra la tortura que se vive dentro de este recinto.

La manifestación fue netamente pacífica en todo momento, a pesar de lo cual tuvimos la presencia de un gran contingente policial que estuvo amedrentando nuestra manifestación; se gritaron arengas a la policía para que no reprima nuestros actos de manera violenta como sucediera el domingo pasado.

La manifestación contó con la presencia de 150 personas aproximadamente, entre hombres, mujeres y niños, los cuales alzaron su voz de protesta en contra de este espectáculo sangriento.

Tras los sucesos ocurridos la semana pasada, al

ser reprimidos con violencia en la marcha antes mencionada, donde se congregaron alrededor de 1500 personas, Mariana Orihuela y Sandra Cárdenas, dos opositoras a esta actividad, en su intento por concientizar a todos los espectadores del ambiente taurino, ingresaron a la Plaza de Acho con volantes a fin de informar la cruel realidad sobre el espectáculo taurino, siendo inmediatamente agredidas física y verbalmente por los espectadores, teniendo que escapar por una de las puertas en presencia de los miembros de seguridad.

Ya en las afueras de Acho, creyendo estar a salvo fueron nuevamente víctimas de ataques propiciados por un supuesto organizador de la Feria Acho 2007, quien ordenó a dos individuos que las atacaran, siendo sorprendido mientras daba estas instrucciones, por el acompañante de una de ellas, el cual increpó las violentas indicaciones recibiendo en respuesta varios golpes conjuntamente con ataques verbales, lo cual ha sido captado por cámaras de diversos medios; la denuncia por agresión se realizó por el S

eñor Enrique Porth, en la Comisaría del sector. Luego de esto la víctima ingresó a Acho para poder identificar al sujeto agresor, el cual en el colmo de la cobardía habría huido minutos antes para no dar cuenta de lo sucedido.

Asimismo, manifestamos nuestro rechazo ante las afirmaciones que aseveran actos vandálicos por parte de los manifestantes antitaurinos, así como los supuestos intentos de ingresar por la fuerza a la Plaza de Acho.

Cabe mencionar que las personas asistentes a estas marchas pacíficas son, en su mayoría, jóvenes estudiantes cuyo único fin es demostrar el rechazo a esta cruel costumbre como son las corridas de toros; además hacemos hincapié en que estas marchas son financiadas en su totalidad con recursos propios.

Acción Por los Derechos de los Animales (APDA PERU) , asociación sin fines de lucro, manifiesta su total rechazo antes tales actos violentos perpetrados por los organizadores de la feria taurina, los cuales demuestran realmente quienes son los que deberían ser llamados violentos.

ADPA PERU, se compromete a continuar incansablemente en la lucha contra todo tipo de abuso y maltrato a los animales.


Acción Por los Derechos de los Animales – APDA PERU

www.apdaperu.tk

apdaperu@gmail.com





lunes, 5 de noviembre de 2007

Manifestación Antitaurina 4/11/07



Fuente: Andina

La VaCa Y eL pOlLiTo


jueves, 1 de noviembre de 2007

Cuento Antitaurino: El Toro si sufre

El presente relato fue extraído del Blog de Sade, en respuesta a ciertas declaraciones del director del Departamento de Fisiología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, en la cual él asevera en base a estudios que el Toro de Lidia no sufre dolor cuando es picado o embanderillado ... difícil de creer ... pero según su estudio (aún inconcluso) esto parece ser su verdad ... nosotros creemos lo contrario por lo mismo publicamos el siguiente cuento ... ustedes podrán sacar sus propias conclusiones al igual que nosotros...

Este cuento está basado en hechos reales y sirve de respuesta a las declaraciones que ha hecho recientemente el doctor Illera, director del departamento de Fisiología animal de la facultad de veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, en la revista taurina 6 toros 6, número 656, del 23 de enero de 2007. Sus declaraciones fueron publicadas bajo el título: “Por qué el toro no sufre”


Soy un toro de lidia, de esos que pasan más o menos cuatro años a cuerpo de rey en las maravillosas dehesas que pueblan mi país, conocido en determinados ambientes como la piel de toro. Soy tan importante para la cultura de mi pueblo, que en muchos lugares su bandera nacional se adorna con mi silueta dibujada entre tres líneas horizontales de colores, dos rojas y una amarilla. Soy tan representativo para el resto del mundo que he sido elegido como mascota del próximo Eurobasket de baloncesto que se celebrará en España el próximo verano.

Me han bautizado con el nombre de Bravo. Eso sí, me han puesto una camiseta roja de tirantes y una botas de baloncesto.Durante los cuatro años que vivo a cuerpo de rey, a veces, me someten a una cosa que se llama la tienta, el acoso y el derribo que dicen es para medir mi bravura y mi trapio, aunque en definitiva no es más que para cabrearme. También pasé por otra experiencia desagradable que es el herrado, pero prefiero no recordarlo.

Soy un bóvido, como las vacas frisonas o las charolesas, pero mi destino es diferente. Mientras que a unas las alimentan para producir leche y a las otras para producir carne, a mí me crían para matarme. Bueno, a ellas también las matarán, pero de forma diferente.Un día, cuando más o menos he cumplido los cuatro años, me suben a un camión y me introducen en un espacio no demasiado grande. Alguna vez había subido en algo semejante. Fué cuando era más pequeño y me llevaban a las tientas. Algun amigo también lo utilizó para ir de una dehesa a otra, y otros, para ir al mismo sitio que las frisonas y las charolesas, es decir al matadero.Entre unas cosas y otras, yo me estreso mucho y, entonces, mi sistema endocrino formado entre otras por unas glándulas llamadas hipotálamo, hipófisis y adrenales, se ocupa de descargar unas sustancias llamadas hormonas. Mi sistema nervioso periférico, le dice cuando me estreso a mi otro sistema nervioso, el central, que estoy angustiado, que tengo miedo.

Yo, acostumbrado a vivir al aire libre y a hacer lo que me da la gana, de repente me veo encerrado en un espacio pequeño, que encima se mueve. Antes, como es lógico, he opuesto mucha resistencia, así que todavía estoy más enfadado, además de nervioso. Por esta razón he descargado a mi sangre mucho cortisol. Hay un veterinario que cuenta que igual somos claustrofóbicos, y que por eso nos estresamos mucho, pero no es más que una suposición sin ningún fundamento científico.Es entonces, como he dicho antes, cuando en mi sangre, si me hacen unos análisis, se verá que tengo mucho cortisol. Esta es una de las cosas que dicen los estudios del Dr. Illera. Al fin y al cabo es la hormona del estrés. Hay otras sustancias que se llaman betaendorfinas y otras que se llaman catecolaminas, que también las produce mi organismo en estas ocasiones. De las primeras, las betaendorfinas, que dicen que controlan el dolor, en estos casos no produzco muchas, de las segundas, entre las que está la adrenalina, genero algo más.

Cuando me bajan del camión me llevan a una especie de cuadras, creo que las llaman chiqueros, en las que me vuelven a encerrar. Si la plaza donde me van a matar es importante igual me tienen allí uno o dos días, y quizás me den algo de comida. Pero si es de esas pequeñas o de esas prefabricadas, lo normal es que muera el mismo día de mi llegada.A mi me tocó en una plaza grande, de esas que se llenan de gente con sus comidas y sus bebidas, sus peinetas, y sus buenos trajes; de esas donde al torero se le pagan muchos millones y los espectadores pagan mucho por ver como me lidian y me matan; de esas a las que va mucha gente importante, empresarios, futbolistas, políticos, actores, músicos, famosos, “famosotes”, incluso a alguna, ha ido el rey de España. Bueno, también va gente más modesta, pero esos se ponen en una zona que llaman tendido de sol o bien ocupan las localidades más baratas.A lo que me van a hacer lo llaman arte, pero la verdad es que nunca supe, ni sabré por qué, y tampoco me importa demasiado.Durante el tiempo que estuve en los chiqueros, ví, que tres de los toros que habían salido al ruedo volvían. Uno vino bastante bien, no sangraba, ni al parecer le dolía nada. Bueno, sí, le dolía una pata y cojeaba. Esa es la razón por la que había sido devuelto. Me comentó que había pasado un gran susto, que eso que había conocido ahí fuera le había estresado mucho. Tenía mucho cortisol en la sangre, pero betaendorfinas pocas. Esto se sabe porque le hicieron unos análisis de sangre cuando regresó. El siguiente en volver, si que estaba hecho polvo el pobre. Un señor subido en un caballo le había clavado varias veces una cosa que llaman puya. La verdad es que sangraba bastante, respiraba muy deprisa, y en uno de los lados de su pecho se notaba palpitar su corazón muy rápido, demasiado. A este también le hicieron unos análisis, pero los resultados eran diferentes. Tenía muy altas las betaendorfinas y también las catecolaminas, pero las cifras de cortisol no eran las esperadas, si como él decía había sufrido tanto. Será exagerado el tío, pensé para mis adentros. El tercero que volvió estaba más fastidiado que el anterior. De su cuerpo manaba mucha más sangre, y de su boca también salía algún hilillo rojo. Se movía muy despacio, mugía. Me murmuró, porque no podía casi expresarse, que además de los puyazos, le habían puesto banderillas. Efectivamente, sobre su lomo sobresalían unas cosas alargadas. Unos señores se las fueron retirando y ví que sus puntas eran una especie de arpones. Al quitarlas salieron unos enormes chorros de sangre. A éste también ví que le sacaban sangre para los análisis. Los resultados, según dice el veterinario que los hizo, eran parecidos al que habían devuelto antes, pero las tasas de cortisol tampoco eran las esperadas. De betaendorfinas también andaba sobrado, y de catecolaminas. Que raro pensé yo, será como dicen los que defienden la “fiesta”, que somos unos exagerados, que el sufrimiento que padecemos no es tan grande. Dicen además que como tenemos la sangre llena de betaendorfinas, somos capaces de neutralizar el dolor, y casi sentir placer.

Estaba yo absorto en estos pensamientos, cuando de repente oí mucho alboroto, música y gritos. Me azuzaban para conducirme por un camino limitado a ambos lados por tablones y de pronto, sentí un dolor importante en mi zona dorsal. Antes de salir a la plaza también me habían propinado algún “garrotazo”. Me habían pinchado y clavado una cosa que llaman divisa. Me sentí nervioso, asustado, tenía miedo. Soy un toro, así que los mecanismos de defensa psíquica como es pensar en otras cosas o tener conciencia de lo que está pasando que ponen en marcha otras especies como los humanos, yo no puedo utilizarlos. De repente mi sistema nervioso periférico le ha dicho a mi cerebro que les diga a mis glándulas que secreten las hormonas del estrés. Mi hipotálamo va a producir mucho CRF, que le dirá a mi hipófisis que produzca mucha ACTH, que a su vez le dirá a mis adrenales que descarguen mucho cortisol. Lo que quiere mi organismo es tranquilizarme, volver a la normalidad mi respiración acelerada, decirle a mi corazón que deje de latir fuerte. Pero no, es imposible. Acabo de salir a un recinto abierto, con un piso de arena fina y me veo rodeado de un gran gentío que grita, grita y aplaude. No sé donde estoy, y esto me asusta aún más. Mis glándulas descargan más hormonas, mi sangre se inunda de cortisol. Bueno, y también de adrenalina, y de noradrenalina, que son catecolaminas. También estoy descargando algunas betaendorfinas.

Me he pegado alguna que otra carrerita, embistiendo a un señor que no había visto nunca que me llama a gritos y me enseña un trapo. Dicen que es rojo porque a mi me atrae mucho ese color. Es mentira, yo sólo veo en blanco y negro, mis ojos no tienen células especializadas para distinguir los colores. Lo cierto es que es rojo para que la sangre que emanará de mis heridas, no se note demasiado en el trapo. Os imagináis que fuera blanco…Después de unas cuantas embestidas a varios señores con trapos en sus manos- derecha o izquierda, según que sean diestros o zurdos-, he notado que me quieren llevar hacía una zona determinada. No lo distingo bien, porque por la posición de mis ojos, mi visión lateral es muy limitada. Pero sí, ya lo veo, es un caballo con un señor encima. Conozco a este animal porque cuando me han hecho lo que llaman acoso y derribo, los señores que querían tirarme al suelo con sus largas lanzas con un pincho iban montados en ellos. Mis hormonas del estrés siguen muy altas en mi sangre. Mi volumen sanguíneo está intacto todavía.Ahora, lo que me van a hacer es lo que denominan descongestionarme, quitarme fuerza, hacerme más lidiable, o como se ha dicho recientemente producirme algo de dolor para que mi cuerpo atlético, que es especial y diferente al del resto de las especies, descargue en milisegundos unas sustancias milagrosas que me quitarán el dolor. Las llaman betaendorfinas, las “hormonas del placer” o de la “felicidad”. En mi sangre ya hay unas pocas circulando, por la divisa que me pusieron y porque mi respiración ya está muy acelerada. Para conseguir eso me hacen embestir al caballo, y yo, como soy bravo, voy por él. Vaya tontería que acabo de cometer. De repente he sentido un dolor enorme. Hay ahí arriba algo que me está haciendo daño. En realidad yo creo que es el caballo, así que para defenderme, le embisto con todas mis fuerzas. Pero no puedo, no puedo más, esto duele mucho y empiezo a notar cierta debilidad en mis patas y la sangre empieza a manar en la zona donde se localizan mis vértebras torácicas y dorsales. Al parecer, el picador no ha acertado con la puya y me la ha clavado en una zona que según los entendidos no es la adecuada. Los que saben de esto, dicen que la puya debe ser clavada en el morillo, que es una zona donde mis músculos están muy duros, pero claro, como yo me muevo mucho, pues no aciertan. La puya se sale, el picador la vuelve a clavar, y más dolor, y más sufrimiento. Decido retirarme, no puedo derribar al enemigo.

Algunas estructuras anatómicas de mis vértebras, lo que llaman apófisis espinosas y transversas han sido fracturadas. Algunos huesos de mi columna han sido aplastados. Me imagino lo que se vería si me hicieran una radiografía. Mi médula espinal, que es un cordón nervioso que está protegida por estas estructuras óseas, se empieza a encontrar presionada, y debido a la hemorragia que me han producido, hay sangre que ha invadido el canal medular, que en algunos tramos se empieza a encontrar presionado. Me duele mucho, así que mi sangre se está llenando de betaendorfinas. Mis receptores del dolor, que se llaman nociceptores, han recibido esta desagradable sensación y mi sistema nervioso periférico le ha dicho al que manda, el sistema nervioso central, que descargue betaendorfinas para paliarlo. Sigo estresado, tengo pánico, necesito cortisol, así que mi cerebro ya debería estar diciéndole a mis glándulas que lo produzcan en cantidades industriales. Pero hay algún problema que todavía no sé muy bien cual es. Mi corazón pide sangre para aportar a mis órganos, mis células piden glucosa y mi sangre se llena de ella para compensar el gasto energético que tengo, mis pulmones inspiran y espiran a una velocidad de vértigo, necesitan oxigeno con urgencia. Mis funciones vitales se han vuelto locas con tanta alteración.Los señores de los trapos rojos me llaman, me chillan, zarandean sus manos, quieren que vuelva a que me hagan más daño, me niego, me doy la vuelta, quiero desaparecer. Sigo nervioso, estoy sufriendo y me duele, pese a mis betaendorfinas.Me han dado un momento de respiro. Mientras, suena una música que apenas oigo. Están en lo que llaman el cambio de tercio. Estoy muy asustado, no sé lo que me espera. Mis amigos que fueron devueltos a los corrales me habían contado algo, pero en base a sus análisis de sangre creía que exageraban.Al poco rato veo un nuevo señor, que no lleva en sus manos ningún trapo rojo, sino una especie de palos. Los tiene levantados a la altura de su cabeza y en su punta brilla algo metálico. Hace sol, por eso veo el reflejo. Me llama, se acerca hacia mi corriendo, voy por él, y de repente, siento un fuerte dolor agudo en mi columna que me hace pegar un salto. De nuevo siento mis vértebras dañadas, mis músculos perforados, mi sangre mana.

Así ocurre tres o cuatro veces más, no recuerdo. La segunda vez he intentado empitonar con mis cuernos al de las banderillas, pero las fuerzas no me responden. Con el tercero no he tenido ni fuerza para correr, me he rendido, ha pasado a mi lado y casi me he quedado quieto. Estoy agotado. Nuevas banderillas, más dolor, más y más.Dicen que cuanto hay un estrés se pasa por tres fases: la primera es la que llaman de alarma, la segunda la llaman de adaptación o de resistencia y la tercera es la de agotamiento. En las dos primeras el organismo descarga catecolaminas y cortisol en cantidades importantes. ¿Y que pasa en mi sangre?, ¿que hace mi cuerpo ante tanto dolor, ante tanto destrozo? ¿Qué puede hacer mi especial organismo para contrarrestar tanto sufrimiento? Recuerdo que antes de salir a la plaza, y en los primeros momentos, la ACTH y el cortisol, como consecuencia de mi miedo y mi ansiedad circulaban por mi sangre en grandes cantidades. Si me hubieran sacado sangre en este momento, los valores de estas hormonas, según los últimos estudios, estarían elevados pero no muy lejanos a los que tenía cuando estaba en la dehesa viviendo tranquilamente. Que raro, algo está pasando. ¿Será que ya no estoy estresado? ¿Será que ya no sufro? ¿Será que me he adaptado? ¿Influirá que me estoy agotando?La respuesta la tienen esos buenos médicos que intentan evitar el dolor en sus pacientes antes, durante y después de las operaciones. Han descubierto que cuando el sistema nervioso no está intacto, como estaba el mío cuando me subieron al camión y cuando estaba en la plaza antes de la lidia, la transmisión nerviosa no funciona adecuadamente. Quiero decir que como me han metido puyazos y banderillas se han “cargado” parte de esa transmisión nerviosa que debería decirle a mi cerebro que les dijera a mis glándulas que produzcan mas CRP, y como consecuencia más ACTH, y como consecuencia más cortisol para aliviar mi sufrimiento. Pero no se puede, no es científicamente posible. Mis catecolaminas, que se han ido produciendo en grandes cantidades para aliviar mi tensión arterial, mi flujo sanguíneo, mi función cardiaca y mí respiración se están agotando, pero aún así tengo mecanismos celulares que las siguen produciendo. ¿Recordáis?, alarma, adaptación, resistencia, agotamiento.Y qué pasa con mis betaendorfinas. ¿Por qué mi organismo no puede producir cortisol y a estas sí puede producirlas? La respuesta de nuevo la tienen los buenos médicos. Resulta que cuando el sistema nervioso no está intacto, el organismo tiene otro mecanismo para generarlas. Hay células capaces de hacerlo aunque el sistema nervioso esté alterado. Uno de los lugares donde estás células, llamadas de la inmunidad las producen es en zonas próximas a las lesiones, en especial donde se ha producido una lesión y se está desarrollando una inflamación.. Por eso los análisis dirían que mi sangre está cargada de betaendorfinas después de las puyas y las banderillas, pero no tiene el cortisol que debería tener si es que estoy sufriendo tanto.

Lo que vendrá después son lances del estúpido juego al que me someten los humanos. Tengo que embestir de nuevo el trapo rojo del que más euros recibe entre los que me han hecho daño, del matador, del que terminará con mi vida. Mi vida a costa de algo que llaman faena. Efectivamente, me están haciendo una faena, y gorda.Lo cierto es que ya me da lo mismo, estoy muy cansado, estoy agotado, estoy en la última fase del estrés. Quiero embestir, quiero luchar, pero no puedo. La verdad es que durante un rato, a pesar del daño que me han causado, me encuentro un poco mejor, ya no hay puyas, ni banderillas, pero después de tres carreras me encuentro de nuevo muy mal. He vomitado, echo sangre por mis ollares, mis extremidades no me sujetan, me he caído tres o cuatro veces. Cada vez veo peor, pero, aún así saco fuerzas de flaqueza.Por un momento me vuelven a dejar tranquilo. He visto al torero cambiar algo que llevaba detrás del trapo por algo que ha brillado, que tiene más brillo que las puntas de las banderillas. No sé que es, pero tampoco me importa. Vuelve hacia mi, quiere que embista una y otra vez, una y otra vez, sin darme descanso. Cada vez mana más sangre de mi cuerpo. Estoy mugiendo de dolor, estoy sufriendo, estoy agotado, no puedo seguir.

El torero se ha situado frente a mí, me mira, ha sacado algo de detrás del trapo rojo. Apunta con el utensilio hacía mí, me enseña el trapo por debajo de mi cabeza, la bajo y embisto. He sentido otro enorme dolor, he sentido que algo se ha rasgado en mi interior, me falta el aire, creo que mis pulmones se han roto, alguno de mis grandes vasos sanguíneos, ha sido seccionado. Mis pulmones se encharcan, me tambaleo, me estoy muriendo.

Un gran vómito de sangre sale de mi boca y mi nariz. A paso lento, muy lento, me dirijo a algún sitio donde apoyarme, mis patas ya no me sujetan, estoy cerca de lo que llaman el burladero. ¿Tendrá esto algo que ver con eso que llaman hacer burla? Yo creo que sí, durante un rato se han burlado de mí, haciéndome “entrar al trapo”, haciéndome cargar contra un caballo que yo creía que me hacía daño, haciéndome correr hacia un señor con banderillas en sus manos. La peor burla ha sido la última: el matador ha tirado su trapo al suelo, me ha hecho bajar la cabeza, embestir y me ha clavado su espada. Me he tumbado, quiero que me dejen en paz, quiero morir. Pero no, “ellos no quieren que sufra”. Lo que en realidad quieren es que nadie vea mi agonía.

Tiene gracia, llevo agonizando desde hace mucho rato y ahora se preocupan de la estética. Con mis ojos vidriosos, empañados por las lágrimas veo a un hombre que se acerca, se ha agachado ligeramente y me ha insertado algo en el cuello. Siento otro profundo dolor, me ha seccionado la médula, y yo convulsiono. Esto se ha terminado.Ya no tendré nunca la oportunidad de descargar cortisol, catecolaminas o betaendorfinas. ¿Para qué?


José Enrique Zaldívar Laguia.Veterinario.

miércoles, 31 de octubre de 2007

Primera Manifestación Antitaurina: 28/10/07

Reportaje que cuenta las incidencias de lo ocurrido el domingo 28 durante la manifestación pacífica realizada contra las Corridas de Toros en Acho.

viernes, 19 de octubre de 2007

Cuarta Visita al Sur

El día 29 de agosto se partió de regreso a las ciudades afectadas, en la crónica anterior pudimos hacerles llegar la gran adversidad que padecen los animales en el sur. La segunda visita ayudó a realizar contactos con coordinadores, dirigentes, jefes y otros de grupos vecinales, cuadras y asentamientos humanos, a los cuales en este tercer viaje se pudo ayudar directamente siguiendo el modelo que se realizó en el Estadio Olaechea que consistía en campañas de salud (curación de heridas leves, desparasitación, aplicación de gotas, aplicación de antipulgas, prevención y curación de sarna y entrega de alimento) y en caso de encontrar logística adecuada en los lugares visitados se realizó además campañas de castración en machos, para así ayudar en la problemática de sobrepoblación de animales que existe en los lugares del sur. A continuación, les presentamos la crónica de estos cuatro día de arduo trabajo en las zonas de Pisco y Chincha, labor que pudo ser llevada a cabo gracias a la ayuda de cada uno de Ustedes.

Partimos de lima el jueves 29 a las 4 de la mañana, llevando con nosotros aproximadamente 300 kgs. de comida balanceada y medicinas para poder ayudar. El trabajo comenzó a las 10 de la mañana, hora en que llegamos a Pisco para una reunión pactada con el Ministerio de Salud, en vista de tratar temas sobre la problemática de canes, reunión que fue citada para las 8am y que tuvo lugar a las 3 de la tarde. El Ministerio de Salud en todo momento, como era de esperarse, negó cabalmente la exterminación de animales, y al no llegar a ningún acuerdo en la primera reunión y en vista que se perdió todo un día de trabajo por asistir a ésta, decidimos empezar nuestro trabajo paralelamente a la decisión que se pudiera tomar. Queremos dejar en claro que sea cual fuera la decisión tomada por el Ministerio de Salud, estamos en contra de la eliminación inhumana de canes, si es necesario eliminar algún animal, esto debe ser hecho de manera humanitaria, como las normas internacionales lo rigen.

Con ayuda del Capitán Rojas, logramos obtener un lugar para descansar y guardar nuestras pertenencias en el Estadio Olaechea, el que ya conocíamos por la anterior visita.

Visitamos a la coordinadora del Estadio, la señora Rochi, la cual nos informó para alegría nuestra que los animales del Estadio se encuentran en buen estado de salud y que aun le quedaba reservas de la comida dejada la semana anterior, “No hay perritos vagos señorita, todos han sido adoptados, ya no tenemos problema de pulgas y todavía tenemos alimento”. Visitamos además las zonas cercanas donde ya se había brindado ayuda para corroborar el óptimo estado de los animales atendidos, con alegría pudimos ver que todos se encontraban en buen estado de salud.

Ya al día siguiente se acercó a nosotros un niño de aproximadamente 10 años, venía con los ojitos hinchados y con voz temerosa nos preguntó “Ustedes son los amantes de los animales?”, nos inquietó ver su carita triste a tan tempranas horas de la mañana, su inquietud era saber si podíamos ayudar a su perrito, Osito, el mimadito.

Osito era un perrito que vivía con su familia integrada por sus papás (dos personas ancianas), su tía y su hijo de 3 años, José, su amigo inseparable de juegos y su hermanito el orejón. “Vivíamos en una casa en Pisco la cual se derrumbó por completo, he venido a vivir con mis abuelos aquí (Urb. Santa Rosita) porque mis papás se quedaron en una carpa cuidando lo que queda de las cosas”. Osito en el terremoto, preso del pánico salió corriendo de su casa y José tras él “No quería que se escape, justo en el momentito en que le iba acoger la cola pasó un moto taxi y le cogió la pierna”. Ver las lágrimas de José y las ganas de vivir de Osito y luego de ser evaluado por el veterinario que nos acompañaba, el cual dictaminó que era una factura en la tibia, la cual no podríamos tratar por falta de logística, decidimos comunicarnos con Miguel Hernández, los cuales se encontraban en Pisco tratando fracturas de todo tipo. Se conversó con la familia de José, el anciano señor con lagrimas en los ojos pidió ayuda para su perrito amigo “es miembro de mi familia le he rezado a la virgen para que se salve” y así fue. Con la ayuda del Veterinario Miguel Hernández Osito pudo ser operado de tres facturas en la tibia, salió muy bien de la operación y José estuvo muy contento “le he construido una casita a Oso” y así era José y su familia le habían construido una casa con palos y esteras y una cómoda colcha a Osito. La tía de José muy agradecida nos dijo “el mordió a mi hijo de 3 años pero lo hizo porque lo pateo, osito no muerde es mansito merecía vivir”. Osito regreso donde su familia y se acomodo en su casita, todo esto gracias a los esfuerzos del veterinario Miguel Hernández que a pesar de haber sufrido la adversidad (su veterinaria se derrumbo en el sismo) apoya de manera gratuita a los pobladores de pisco que sus animalitos requieran ayuda. Ya al despedirnos de la familia de osito el papá de este envió una bendición para todos los que ayudan a los animales de Pisco “la virgen los va a bendecir, tiene que hacerlo no saben cuanto le he rezado a la virgen para que mi perrito se salve para que vuelva a caminar” nos dijo con lagrimas en los ojos besando a Osito.

El trabajo continúo y luego de dejar a Osito feliz con su familia empezó la segunda campaña de salud para animales en el Colegio Republica de Argentina, especialmente para las personas de la Urbanización Santa Rosa que tanto necesitaban atención veterinaria para sus animalitos. La Coordinadora Gisela nos dijo “las familias no pueden llevarlos a consultorios ni a la plaza porque la mayoría esta en trabajar urbano y otros no se mueven por temor a que le roben sus cosas” en vista de esto los recogimos a todos en grupos para que así atendieran a sus animalitos. La campaña de salud fue un éxito, y los perritos atendidos se iban con sus bolsas de comida y para que se les identifique mejor se les coloco una cinta roja en el cuello para que sepan que ya han sido atendidos. Se castraron animales machos para así ayudar a frenar la superpoblación de animales que existe en el distrito. En esta campaña tuvimos muchas sorpresas tristes y alegres, animales muy queridos por sus dueños que en su necesidad buscan para darle de comer a sus animales, otros que habían adoptado animales de las calles para que tuvieran un hogar y unos cuantos que tuvieron que descansarse por su estado crítico. Entre ellos Pisco el adoptadito un perrito sin pelo, un famoso perro peruano, “nació de una camada que se rescato de la calle, la perrita vive con nosotros este cachorrito es el único que sobrevivió” nos contó Ángel el dueño de la perrita. Sus ojitos pequeños cautivaron a José, el veterinario que apoyo a nuestro grupo el cual lo adopto y le puso de nombre Pisco. Flaquito un ángel en el cielo, el señor Villalobos vive en lo que queda de su casa en la Urb. Santa Rosita junto a su familia y sus 4 perritos, dos de ellos muy enfermos, uno por las consecuencias del terremoto, el segundo por la terrible distemper. Flaquito había crecido siendo un perro normal, pero poco a poco le empezaron los síntomas “no come, convulsiona, hace como que muerde y bota saliva no se que hacer con él tiene mirada de loco”. Flaquito estaba mal y era necesario descansarlo “si señorita es lo mejor no sabia eso de la distemper pero mi perro sufre mucho mejor que se vaya al cielo” Flaquito durmió junto a su papá, este lo cargo y lo miro x ultima vez “pobre lo recogí del basural de pisco por ahí paraba dando vueltas ni para comer había allí siempre flaco siempre pleitista así era mi flaquito”

Con ayuda de dos niños de la zona pudimos ubicar mejor las zonas necesitadas de ayuda, y se empezó el trabajo por San Andrés donde nos comunicamos con Fidel Velásquez, el cual nos contó sobre la problemática de los animales “muchas crías señorita y mucha caracha” Se realizó una campaña de salud para los animales de Beatita de Umay donde se realizó un censo con ayuda de los pobladores para retornar con campañas de esterilización y más ayuda para las personas que aman a sus animales. “A pesar de la adversidad los que los quieren como su familia siempre los tendrán cerca no dijo la señora Hinojosa mientras posaba feliz junto a su fiel Laica para la foto.

Siguiendo por el recorrido por San Andrés llegamos por el Club Campestre de San Andrés, lugar por donde nos habían indicado hay personas que criaban chanchitos y tenían perritos para que cuidaran el lugar, ahí conocimos a la Familia Ormeño. Los señores Ormeño se dedican a la crianza de chanchos “Es nuestra manera de vivir”, luego del terremoto su casa quedo con daños leves, el único problema fue que casas aledañas si se derrumbaron y esta noble familia acogió a los animalitos que quedaron abandonados “Al inicio teníamos sólo 10 perritos a los que alimentábamos con las sobras que comprábamos al Hotel Paracas, pero no vaya a pensar que les dábamos sólo huesitos, la gente de plata se aburre de comer y mis perros comían filete mignon”. Como todos sabemos el Hotel Paracas dejo de funcionar después del terremoto, cosa que hizo que los perritos de la familia Ormeño no tuvieran de que alimentarse “Acá siempre me dejan perritos porque saben que y los cuido muy bien, los perritos son parte de la familia, si yo les digo ataquen, atacan porque son fieles, aquí ni a mis hijos ni a mi me pasa nada, porque si uno los trata bien a los animales, ellos responden con amor”. El conocer esta historia de la familia Ormeño y sus ganas de ayudar a los animales nos hizo comprometernos a volver para castrar a sus perritos machos lo antes posible y esterilizar a las hembras en un futuro, cuando la situación este más estable. Se le dejó una dotación de comida para que pudieran estar bien alimentados hasta nuestro regreso “Señorita espero que regresen no por mí, sino por los perritos de esta zona que tanto necesitan de ayuda, todos piensan en la gente, pero es que ellos también han sufrido con el terremoto”, nos dijo mientras se despedía de nosotros pues ya se había hecho de noche.

Al día siguiente regresamos a San Andrés para culminar con la Campaña de salud que se realizó esta vez en Beatita de Humay, donde conocimos a Scooby Doo, “Aquí en Beatita de Humay, sólo viven famosos, en la casa que está allá yo tengo a mi perro que es Scooby Doo, si quiere lo traigo, pero con cuidado porque es muy fiero”, nos dijo el Señor Gonzales, de pronto todas las personas se alejaron y vino caminando erguido un perrito con cara muy noble que apenas lo acariciamos empezó a mover la cola. “El es Scooby Doo, pero no es nada fiero, aunque cuida la casa de los rateros, el día del terremoto el más asustado era él y a que tuvimos que sacar primero”, nos contó la Señora Gonzáles. Luego del encuentro con el famoso Scooby Doo y de atender a todos sus vecinos del barrio reconocimos una carita conocida entre los niños que jugaban por el lugar, era el hijo del Sr. Ormeño que nos pidió que regresemos a su casa, pues su perrita consentida y matriarca de la familia perruna, Chivi, se había cortado la patita con un vidrio, llegamos a la casa del Sr. Ormeño donde nos recibieron con la hospitalidad de siempre, curamos a Chivi de un corte profundo que tenía en la patita “Ésta es una loca, siempre me sigue y por seguirme le pasas estas cosas ahora voy a tener que vendarla, mientras le amarraba un trapito en su pezuñita”.

Antes de irnos la Sra. Ormeño nos presentó a su vecina, la señora María la cual tenía una perrita que sufría de la terrible enfermedad venérea “Yo la quiero mucho a mi perrita, pero mucho sufre, mucho llora, quisiera que por favor la vea un veterinario, el problema es que por el terremoto todos hemos quedado sin plata”, recurriendo otra vez a la ayuda de Miguel Hernandez, el cual con un grupo de veterinarios de Lima, enviados por la Organización HUAW, revisaron a la perrita determinando que la enfermedad venérea estaba muy avanzada y tomaron la difícil decisión de hacerla descansar.

Luego de haber visto estos casos, con mucha pena tuvimos que regresar a Lima, dejando como promesa regresar para seguir ayudando y visitando los lugares alejados de Pisco, así terminó un viaje más a Pisco, donde gracias a la ayuda de todos ustedes se pudo repartir comida y llevar atención a tantos animales damnificados por el terremoto, en nombre de todos ellos, y en nombre del Equipo que conforma APDA PERU, muchas gracias.

Agradecimientos especiales:
· Al Capitán Rojas y a todo el equipo acantonado de la DINOES.
· A Miguel Hernández por su ayuda invaluable.
· A la Agrupación HUAW
· Al Bachiller de veterinaria, Alfredo Bautista
· A las coordinadoras de San Clemente
· A todos los que colaboraron de una u otra,manera para que APDA pudiera regresar por tercera vez a Pisco.

Tercera Visita al Sur

El día 29 de agosto se partió de regreso a las ciudades afectadas, en la crónica anterior pudimos hacerles llegar la gran adversidad que padecen los animales en el sur. La segunda visita ayudó a realizar contactos con coordinadores, dirigentes, jefes y otros de grupos vecinales, cuadras y asentamientos humanos, a los cuales en este tercer viaje se pudo ayudar directamente siguiendo el modelo que se realizó en el Estadio Olaechea que consistía en campañas de salud (curación de heridas leves, desparasitación, aplicación de gotas, aplicación de antipulgas, prevención y curación de sarna y entrega de alimento) y en caso de encontrar logística adecuada en los lugares visitados se realizó además campañas de castración en machos, para así ayudar en la problemática de sobrepoblación de animales que existe en los lugares del sur. A continuación, les presentamos la crónica de estos cuatro día de arduo trabajo en las zonas de Pisco y Chincha, labor que pudo ser llevada a cabo gracias a la ayuda de cada uno de Ustedes.

Partimos de lima el jueves 29 a las 4 de la mañana, llevando con nosotros aproximadamente 300 kgs. de comida balanceada y medicinas para poder ayudar. El trabajo comenzó a las 10 de la mañana, hora en que llegamos a Pisco para una reunión pactada con el Ministerio de Salud, en vista de tratar temas sobre la problemática de canes, reunión que fue citada para las 8am y que tuvo lugar a las 3 de la tarde. El Ministerio de Salud en todo momento, como era de esperarse, negó cabalmente la exterminación de animales, y al no llegar a ningún acuerdo en la primera reunión y en vista que se perdió todo un día de trabajo por asistir a ésta, decidimos empezar nuestro trabajo paralelamente a la decisión que se pudiera tomar. Queremos dejar en claro que sea cual fuera la decisión tomada por el Ministerio de Salud, estamos en contra de la eliminación inhumana de canes, si es necesario eliminar algún animal, esto debe ser hecho de manera humanitaria, como las normas internacionales lo rigen.

Con ayuda del Capitán Rojas, logramos obtener un lugar para descansar y guardar nuestras pertenencias en el Estadio Olaechea, el que ya conocíamos por la anterior visita.

Visitamos a la coordinadora del Estadio, la señora Rochi, la cual nos informó para alegría nuestra que los animales del Estadio se encuentran en buen estado de salud y que aun le quedaba reservas de la comida dejada la semana anterior, “No hay perritos vagos señorita, todos han sido adoptados, ya no tenemos problema de pulgas y todavía tenemos alimento”. Visitamos además las zonas cercanas donde ya se había brindado ayuda para corroborar el óptimo estado de los animales atendidos, con alegría pudimos ver que todos se encontraban en buen estado de salud.

Ya al día siguiente se acercó a nosotros un niño de aproximadamente 10 años, venía con los ojitos hinchados y con voz temerosa nos preguntó “Ustedes son los amantes de los animales?”, nos inquietó ver su carita triste a tan tempranas horas de la mañana, su inquietud era saber si podíamos ayudar a su perrito, Osito, el mimadito.

Osito era un perrito que vivía con su familia integrada por sus papás (dos personas ancianas), su tía y su hijo de 3 años, José, su amigo inseparable de juegos y su hermanito el orejón. “Vivíamos en una casa en Pisco la cual se derrumbó por completo, he venido a vivir con mis abuelos aquí (Urb. Santa Rosita) porque mis papás se quedaron en una carpa cuidando lo que queda de las cosas”. Osito en el terremoto, preso del pánico salió corriendo de su casa y José tras él “No quería que se escape, justo en el momentito en que le iba acoger la cola pasó un moto taxi y le cogió la pierna”. Ver las lágrimas de José y las ganas de vivir de Osito y luego de ser evaluado por el veterinario que nos acompañaba, el cual dictaminó que era una factura en la tibia, la cual no podríamos tratar por falta de logística, decidimos comunicarnos con Miguel Hernández, los cuales se encontraban en Pisco tratando fracturas de todo tipo. Se conversó con la familia de José, el anciano señor con lagrimas en los ojos pidió ayuda para su perrito amigo “es miembro de mi familia le he rezado a la virgen para que se salve” y así fue. Con la ayuda del Veterinario Miguel Hernández Osito pudo ser operado de tres facturas en la tibia, salió muy bien de la operación y José estuvo muy contento “le he construido una casita a Oso” y así era José y su familia le habían construido una casa con palos y esteras y una cómoda colcha a Osito. La tía de José muy agradecida nos dijo “el mordió a mi hijo de 3 años pero lo hizo porque lo pateo, osito no muerde es mansito merecía vivir”. Osito regreso donde su familia y se acomodo en su casita, todo esto gracias a los esfuerzos del veterinario Miguel Hernández que a pesar de haber sufrido la adversidad (su veterinaria se derrumbo en el sismo) apoya de manera gratuita a los pobladores de pisco que sus animalitos requieran ayuda. Ya al despedirnos de la familia de osito el papá de este envió una bendición para todos los que ayudan a los animales de Pisco “la virgen los va a bendecir, tiene que hacerlo no saben cuanto le he rezado a la virgen para que mi perrito se salve para que vuelva a caminar” nos dijo con lagrimas en los ojos besando a Osito.

El trabajo continúo y luego de dejar a Osito feliz con su familia empezó la segunda campaña de salud para animales en el Colegio Republica de Argentina, especialmente para las personas de la Urbanización Santa Rosa que tanto necesitaban atención veterinaria para sus animalitos. La Coordinadora Gisela nos dijo “las familias no pueden llevarlos a consultorios ni a la plaza porque la mayoría esta en trabajar urbano y otros no se mueven por temor a que le roben sus cosas” en vista de esto los recogimos a todos en grupos para que así atendieran a sus animalitos. La campaña de salud fue un éxito, y los perritos atendidos se iban con sus bolsas de comida y para que se les identifique mejor se les coloco una cinta roja en el cuello para que sepan que ya han sido atendidos. Se castraron animales machos para así ayudar a frenar la superpoblación de animales que existe en el distrito. En esta campaña tuvimos muchas sorpresas tristes y alegres, animales muy queridos por sus dueños que en su necesidad buscan para darle de comer a sus animales, otros que habían adoptado animales de las calles para que tuvieran un hogar y unos cuantos que tuvieron que descansarse por su estado crítico. Entre ellos Pisco el adoptadito un perrito sin pelo, un famoso perro peruano, “nació de una camada que se rescato de la calle, la perrita vive con nosotros este cachorrito es el único que sobrevivió” nos contó Ángel el dueño de la perrita. Sus ojitos pequeños cautivaron a José, el veterinario que apoyo a nuestro grupo el cual lo adopto y le puso de nombre Pisco. Flaquito un ángel en el cielo, el señor Villalobos vive en lo que queda de su casa en la Urb. Santa Rosita junto a su familia y sus 4 perritos, dos de ellos muy enfermos, uno por las consecuencias del terremoto, el segundo por la terrible distemper. Flaquito había crecido siendo un perro normal, pero poco a poco le empezaron los síntomas “no come, convulsiona, hace como que muerde y bota saliva no se que hacer con él tiene mirada de loco”. Flaquito estaba mal y era necesario descansarlo “si señorita es lo mejor no sabia eso de la distemper pero mi perro sufre mucho mejor que se vaya al cielo” Flaquito durmió junto a su papá, este lo cargo y lo miro x ultima vez “pobre lo recogí del basural de pisco por ahí paraba dando vueltas ni para comer había allí siempre flaco siempre pleitista así era mi flaquito”

Con ayuda de dos niños de la zona pudimos ubicar mejor las zonas necesitadas de ayuda, y se empezó el trabajo por San Andrés donde nos comunicamos con Fidel Velásquez, el cual nos contó sobre la problemática de los animales “muchas crías señorita y mucha caracha” Se realizó una campaña de salud para los animales de Beatita de Umay donde se realizó un censo con ayuda de los pobladores para retornar con campañas de esterilización y más ayuda para las personas que aman a sus animales. “A pesar de la adversidad los que los quieren como su familia siempre los tendrán cerca no dijo la señora Hinojosa mientras posaba feliz junto a su fiel Laica para la foto.

Siguiendo por el recorrido por San Andrés llegamos por el Club Campestre de San Andrés, lugar por donde nos habían indicado hay personas que criaban chanchitos y tenían perritos para que cuidaran el lugar, ahí conocimos a la Familia Ormeño. Los señores Ormeño se dedican a la crianza de chanchos “Es nuestra manera de vivir”, luego del terremoto su casa quedo con daños leves, el único problema fue que casas aledañas si se derrumbaron y esta noble familia acogió a los animalitos que quedaron abandonados “Al inicio teníamos sólo 10 perritos a los que alimentábamos con las sobras que comprábamos al Hotel Paracas, pero no vaya a pensar que les dábamos sólo huesitos, la gente de plata se aburre de comer y mis perros comían filete mignon”. Como todos sabemos el Hotel Paracas dejo de funcionar después del terremoto, cosa que hizo que los perritos de la familia Ormeño no tuvieran de que alimentarse “Acá siempre me dejan perritos porque saben que y los cuido muy bien, los perritos son parte de la familia, si yo les digo ataquen, atacan porque son fieles, aquí ni a mis hijos ni a mi me pasa nada, porque si uno los trata bien a los animales, ellos responden con amor”. El conocer esta historia de la familia Ormeño y sus ganas de ayudar a los animales nos hizo comprometernos a volver para castrar a sus perritos machos lo antes posible y esterilizar a las hembras en un futuro, cuando la situación este más estable. Se le dejó una dotación de comida para que pudieran estar bien alimentados hasta nuestro regreso “Señorita espero que regresen no por mí, sino por los perritos de esta zona que tanto necesitan de ayuda, todos piensan en la gente, pero es que ellos también han sufrido con el terremoto”, nos dijo mientras se despedía de nosotros pues ya se había hecho de noche.

Al día siguiente regresamos a San Andrés para culminar con la Campaña de salud que se realizó esta vez en Beatita de Humay, donde conocimos a Scooby Doo, “Aquí en Beatita de Humay, sólo viven famosos, en la casa que está allá yo tengo a mi perro que es Scooby Doo, si quiere lo traigo, pero con cuidado porque es muy fiero”, nos dijo el Señor Gonzales, de pronto todas las personas se alejaron y vino caminando erguido un perrito con cara muy noble que apenas lo acariciamos empezó a mover la cola. “El es Scooby Doo, pero no es nada fiero, aunque cuida la casa de los rateros, el día del terremoto el más asustado era él y a que tuvimos que sacar primero”, nos contó la Señora Gonzáles. Luego del encuentro con el famoso Scooby Doo y de atender a todos sus vecinos del barrio reconocimos una carita conocida entre los niños que jugaban por el lugar, era el hijo del Sr. Ormeño que nos pidió que regresemos a su casa, pues su perrita consentida y matriarca de la familia perruna, Chivi, se había cortado la patita con un vidrio, llegamos a la casa del Sr. Ormeño donde nos recibieron con la hospitalidad de siempre, curamos a Chivi de un corte profundo que tenía en la patita “Ésta es una loca, siempre me sigue y por seguirme le pasas estas cosas ahora voy a tener que vendarla, mientras le amarraba un trapito en su pezuñita”.

Antes de irnos la Sra. Ormeño nos presentó a su vecina, la señora María la cual tenía una perrita que sufría de la terrible enfermedad venérea “Yo la quiero mucho a mi perrita, pero mucho sufre, mucho llora, quisiera que por favor la vea un veterinario, el problema es que por el terremoto todos hemos quedado sin plata”, recurriendo otra vez a la ayuda de Miguel Hernandez, el cual con un grupo de veterinarios de Lima, enviados por la Organización HUAW, revisaron a la perrita determinando que la enfermedad venérea estaba muy avanzada y tomaron la difícil decisión de hacerla descansar.

Luego de haber visto estos casos, con mucha pena tuvimos que regresar a Lima, dejando como promesa regresar para seguir ayudando y visitando los lugares alejados de Pisco, así terminó un viaje más a Pisco, donde gracias a la ayuda de todos ustedes se pudo repartir comida y llevar atención a tantos animales damnificados por el terremoto, en nombre de todos ellos, y en nombre del Equipo que conforma APDA PERU, muchas gracias.

Agradecimientos especiales:
· Al Capitán Rojas y a todo el equipo acantonado de la DINOES.
· A Miguel Hernández por su ayuda invaluable.
· A la Agrupación HUAW
· Al Bachiller de veterinaria, Alfredo Bautista
· A las coordinadoras de San Clemente
· A todos los que colaboraron de una u otra,manera para que APDA pudiera regresar por tercera vez a Pisco.

martes, 16 de octubre de 2007

Segunda visita al Sur - 25.08.07 al 26.08.07

El día 25 de agosto se partió de regreso a la ciudad de Pisco pues aun quedaban muchas víctimas por ayudar, victimas a las que nadie hace caso alguno, que deambulan por las calles tristes y en soledad, estamos hablando de los animales. El día empezó en la zona de San Andrés donde se realizó una improvisada consulta veterinaria desparasitación, control de la sarna, colocación de antipulgas y entrega de alimento. Muchos pobladores llegaron con sus perritos en brazos ellos nos contaban que a pesar de la falta de alimento veían la manera de que ellos no pasaran hambre, se fueron contentos con el alimento entregado.




De camino a Pisco Centro pasamos por el basural de Pisco, lugar donde desechan todo lo que a los pisqueños no les sirve, dentro de eso también muchos animales. Se pudo observar que hay una gran cantidad de animales sin dueño que sufren por la falta de alimento y la reproducción continua que los lleva a la muerte. Allí entre la suciedad y la basura se encontró a una perrita con sus siete crías, la perrita no se podía parar y caminaba tambaleándose en sus patitas y así amamantaba a sus crías. Las crías que no llegaban a los dos meses estaban acurrucadas entre la basura. Muy cerca de ellos otros dos cuerpecitos de dos crías anteriores que no pudieron sobrevivir. Los recolectores de basura de la zona afirman que la gran cantidad de montículos de basura se desplomo con el terremoto causando la muerte de muchos animales que dormían debajo intentando refugiarse del frio y otros que entre los desechos buscaban algo para calmar su hambre.

Ya en Pisco centro nos reunimos con el Capitán Rojas el cual muy preocupado nos informó que en Pisco por la zona del mercado y el Colegio República de Argentina había una gran sobrepoblación de animales algunos con dueño, otros que lamentablemente sufrían en las calles por el abandono y la indiferencia.

















Ya en el mercado se pudo ver que existe una sobrepoblación de animales, muchos sin hogar que deambulan por las calles, con hambre y frío más ahora que hay menos puestos abiertos y es más difícil que consigan comida. Allí conocimos al señor Lino Huarcaya, quien se hacia cargo de un perrito que tenia afectado su sistema nervioso este perrito convulsionaba cada cierto tiempo, no se ponía de pie con facilidad y al caminar lo hacia tambaleándose sobre sus cuatro patitas. Él además tenía 2 perritos más que vivían con él, como el mismo dijo “son parte de mi familia y ellos también necesitan ayuda”.

Nos informaron que el Estadio Teobaldo Pinillos Olaechea se ha convertido en albergue de personas afectadas por el terremoto, además que las personas allí, como en otros albergues, estaban incómodas con la presencia de los animales, decidimos por lo tanto ir. Nos comunicamos con Rochi quien es la coordinadora de este albergue, ella nos informo que había perritos con dueño pero que al no tener comida estos iban a la basura y buscaban entre los desperdicios, cosa que molestaba puesto que ensuciaban. Así como algunos contaban con familias otros lamentablemente no. Conversamos con ella y llegamos a un acuerdo, se realizó un empadronamiento de animales en la zona del estadio Teobaldo Pinillos Olaechea. Así mismo la señora Rochi nos llevó a la Urbanización Santa Rosa donde conversamos con su coordinadora la Señora Gisela quien a su vez empezó otro empadronamiento.

Viendo la necesidad de esa zona decidimos pasar la noche en el Estadio con la ayuda del Capitán Rojas y de toda la DINOES que nos ofrecieron un lugar dentro de su campamento para guardar la comida y pasar la noche.

Muy temprano por la mañana empezó el trabajo coordinado con las representantes del Estadio y de la Urbanización Santa Rosa. Al ver que la comida no era suficiente decidimos separarlas en bolsas de 1 kilo para así llevar algo de ayuda a todas las familias con animales damnificados. Al ver las grandes necesidades se coordinó para el 26 de agosto una Campaña de Salud para los animales dentro del colegio Republica de Argentina que consistía en revisión veterinaria, desparasitación, control de la sarna y curación de heridas.

Al ver que la problemática consistía en que muchos animales se reproducían constantemente decidimos realizar una campaña de castración en machos, gracias al apoyo del personal administrativo del colegio Republica de Argentina que nos cedió un lugar en el Colegio para las operaciones, para la revisión médica y para el post operatorio. Muchos animalitos fueron a atenderse y se les dio dotaciones de comida, gracias al apoyo de todas las personas y empresas que donan alimento.

Conocimos cinco casos cercanos que marcaron nuestro viaje, Osito el buen guardián, el Sr. Paulo vive en una carpa dentro del Estadio, su familia consta de tres personas más y su fiel Osito. Osito fue abandonado por una familia que por el terremoto emigró a Lima y el Sr. Paulo al ver que era un buen guardián lo adoptó como un miembro más. Poco a poco el perrito se fue sintiendo mal y aparecieron en sus testículos heridas que pensaron eran ocasionadas por la mordida de los perros al luchar por una perra en celo, esto en realidad era la terrible enfermedad de la Tvt, al explicarle esto al Sr. Paulo el nos miró y nos dijo : “No es justo para Osito sufrir prefiero que muera con la dignidad de gran guardián que es” al ponerle el anestésico don Paulo se arrodilló frente a su fiel Oso, lo acarició como un bebé mientras susurraba “pobre Osito” al quedarse dormido Osito, lo trasladó en brazos, y lo puso al pie de la única silla que aún le queda donde siempre se sentaba a pasar las tardes acompañado de su fiel amigo. “Le gustaba que pusiera mis pies sobre él, yo pensaba que así calentaba su pancita”. Osito ya está en el cielo, ya no sufre hambre ni frío, antes de irnos Don Paulo nos pidió volver y ayudar a tantos otros Ositos que aún viven en ese Estadio.

Flaquita, la perrita de mi mamá
. El devastador terremoto se llevó muchas vidas, entre ellas la vida de la mamá de Doris Aquije, que vive en la Urb. Santa Rosa, “Sólo quedó Flaquita entre los escombros, como cuidando a mi mamita muerta”. Flaquita no quería comer, se rehusaba a tomar agua “Ya no quiere vivir, quiere ir junto a mi mamá”, con lágrimas en los ojos Doris, nos pidió dormir a Flaquita, al ponerle el anestésico Doris acariciaba a Flaquita, sin poder contener las lágrimas, su delgado cuerpecito yacía frente a ella respirando lentamente. Doris la besaba en la frente “Ahora que llegues con mi mamá, dile que todos estamos bien” Flaquita durmió tranquila, ahora es un ángel en el cielo cuidando de su familia. Doris antes de partir comento “Era muy buena, siempre cuidó a mi mamá, ¿UD. cree señorita que ya estarán juntas en el cielo?”

Al contraste con estas dos historias, conocimos a Jerry, el perro pachón. La familia Ferreira encontró un cachorro muy pequeño 8 años atrás, nunca pensaron que crecería tanto, nunca pensaron que lo amarían tanto. Jerry duerme dentro de una carpa en el Estadio, en la noche utiliza dos chompas “porque tiene frío”, y en las mañanas le quitan una “porque se acalora”. Jerry es feliz, su familia lo quiere, vive junto a Zorro su hermanito, ambos están en óptimas condiciones de salud, sólo les falta “comida y su vacuna señorita, queremos que siempre siga gordito, en eso necesitamos ayuda”.

En el mismo Estadio, vive Rambo, el arrimadito “Se arrima a la carpa desde que lo abandonaron, como dicen que se llama ¿?” Y sus hijos responden felices “Rambo mamá, es un perro militar!”. Rambo se ganó el cariño de la familia García, “Juega con mis hijos, cuida la carpa, es mío, ya lo adopté” y la señora García grita a voz en cuello, como para que se entere todo el Estadio “Ya pues ya ya ya este perro es mío, se llama Rambo y ya lo adopté!!!!”

Ángel, el futuro veterinario, tiene 15 años y se dedica a manejar moto taxi en Pisco “guardo mis propinas porque la mamá de mi amigo es veterinaria y me ayuda a curar la caracha” llego trayendo dos perritos uno con un tumor en sus testículos y una perrita. “Al chatito lo abandonaron yo me lo quede quiero que le curen porque le duele mucho, la perrita la tenían amarrada para que de crías yo me la robe esa no es vida ellos ahora son mis hermanos” Llego con sus tres hermanitos se fueron contentos, prometimos volver a esterilizar a su perrita y ayudar con el tumor de su perrito. “Quiero ser veterinario, estoy ahorrando para estudiar voy a curar muchos perritos, por eso trabajo señorita para tener dinero porque a ellos no les dan ni un pan”

Partimos luego de terminar de ayudar al distrito de Chincha exactamente a Groccio Prado y Melchorita.

En Groccio Prado el desastre también toco a varias familias, hay muchas casas que no están en pie y se ha levantado en medio de la plaza un altar donde se realizan misas continuas. Nos comunicamos con la Hermana Sor Camila, quien nos dijo que lo que más le había impresionado desde que llego a Groccio Prado era la gran cantidad de animales en mal estado y con sarna, nos pusimos de acuerdo con ella para que haga un ceno entre las personas y así podamos llevar ayuda especifica a tantas familias con animales que lo necesitan. Un caso particular es de la señora Ramirez, quien tiene tres perros de los cuales con pena debe alejarse puesto que ya no tiene para comer ni ella ni sus queridos animales, la ayuda es necesaria, llevar campañas como la que ya se realizó en Pisco también. De allí se rescato a Jannet, una gatita que vivía entre las ruinas, sus hermanitos no corrieron la misma suerte.


Visitamos también el Asentamiento Humano Melchorita, lugar que se ha visto afectado también por el terremoto, el coordinador de este asentamiento es el Sr. Chipana nos dijo que la mayor parte de animales tiene dueño, sino que a partir del terremoto algunos se han perdido o los dueños no los cuidan bien y falta alimento para estos animales. Así mismo le pedimos que nos realizara un censo para poder empezar a ayudar en servicios de salud para animales y se dejo una dotación de comida para que los representantes de las cuadras repartan entre los pobladores.

Antes de regresar a Lima se dejo otra dotación de comida a las coordinadoras del Estadio y Santa Rosita, las señoras Rochi y Gisela, esto con ayuda de los oficiales de la DINOES. Hay mucho por hacer y muchas personas que aman a sus animales como parte de su familia, casos como estos están en todo lugar ayúdanos a ayudarlos.

Queremos agradecer:

A todas las personas y empresas que han colaborado tanto con donaciones en alimento y también en dinero, sin ustedes nada de esto sería posible

A José Salazar, por su gran ayuda en castraciones y atención veterinaria

Al personal administrativo, del Colegio Republica de Argentina por las instalaciones.

Al Capitán Rojas de la DINOES y a toda la compañía acantonada en el Estadio de Pisco, por toda la ayuda prestada.

A las coordinadoras del Estadio Teobaldo Pinillos Olaechea y de la urbanización Santa Rosita.

La ayuda recién inicia hay muchas familias devastadas, muchos animales sin hogar y muchos otros que necesitan alimento y medicinas. Ayúdanos a Ayudarlos, ellos necesitan de ti, ahora más que nunca no les des la espalda ¡COLABORA!

APDA
Acción Por los Derechos de los Animales
http://groups.msn.com/apdaperu

Cronicas de la Ayuda entregada a los Animales del Sur

APDA Perú, organización sin fines de lucro realizó cinco visitas al Sur chico, lugar afectado por el terremoto de 7. 5 grados de magnitud, el cual afecto no sólo a miles de familias, sino además a los seres olvidados en esta catastrofe, nuestros queridos animales.

Por esto mismo, se decidió viajar a la zona afectada y así ayudar a los animales en dos grandes Fases de Ayuda.

La primera Fase que dió inicio con un viaje de reconocmiento para luego realizar visitas de ayuda basica para animales, asi como de atención y revisión veterinaria, curación de heridas, rescates de animales y ayuda para entregar en adopción a animales si hogar. Estas visitas se realizaron en cinco fines de senama continuos contando con el apoyo de veterinarios y activistas que amablemente invirtieron su tiempo en ayudarnos a ayudar.

Gracias al apoyo de Agrupaciones Amigas, de las empresas que amablemente colaboraron y del apoyo invaluable de todos ustedes, APDA Perú les presenta las cronicas de los que fueron los cinco fines de semana en el Sur Chico, de la entrega de ayuda que se pudo llevar y algunas de las miles de historias que el Sur tenia preparados para nosotros.

Gracias a todos los que colaboraron de una u otra manera con esta primera Fase de ayuda para los animales del Sur, en nombre del equipo que conforma APDA Perú y en especial de los más beneficiados con sus acciones, los animales


Acción Por los Derechos de los Animales
Somos una agrupación sin fines de lucro, que nace a partir de nuestra inquietud e interés por la defensa de los derechos de los más indefensos, los animales, buscando de la sociedad un trato digno hacia ellos.

¿Qué hacemos?

Nuestras acciones se orientan hacia la sensibilización y concientización de la sociedad acerca de la tenencia responsable de animales, mediante la difusión de información sobre la importancia de temas relevantes como la esterilización, el cuidado de la salud del animal de compañía, la importancia de adoptar y, en general, todos los tema relacionados a la defensa de los derechos de los animales en su conjunto.

¿Cómo lo hacemos?

* Difundimos información a través de diferentes medios como volantes, página WEB:, etc.

* Realizamos charlas informativas en colegios y centros educativos superiores.

* Organizamos mesas informativas en ferias y eventos públicos.

* Colaboramos con otras organizaciones en diferentes campañas en favor de los animales.

* Organizamos protestas pacíficas para alzar nuestra voz contra los abusos cometidos contra los animales.

*Organizamos reuniones de capacitación e información con activistas, quienes a su vez, difunden esta información a terceros.


¿QUIERES PARTICIPAR?

Si te sientes movido por los mismos intereses y sobre todo, si tienes un gran amor y respeto por los animales, escríbenos a apdaperu@gmail.com y cuéntanos tus inquietudes; nosotros te enviaremos un cuestionario de inscripción para conocerte mejor y para saber de qué manera puedes colaborar con los animales.